El modo fragmentado con el cual crecen las ciudades contemporáneas, ha dejado en Santiago áreas vulnerables en su interior, zonas y barrios en los cuales las reglas de la ciudad quedan en suspensión para  dar paso al abandono y los límites entre lo público y privado, calle e interioridad se vuelven difusos.

Como un medio para explorar esta situación urbana contemporánea, recorro a pie, observando y esperando cámara en mano en búsqueda de estos lugares, encontrándolos a veces asociados a bordes naturales, grandes construcciones o infraestructura. La fotografía me permite entonces capturar estos lugares solitarios en los cuales a veces se dan situaciones espontáneas y breves de apropiación.

De manera similar entonces a cómo se presentan en los bordes de la ciudad, estos espacios generan una nueva periferia, la cual he denominado Periferia Interior.